Quienes somos

Nuestra misión

Nuestra Misión

Promover y salva guardar la cultura y las tradiciones de los pueblos del Amazonas.
  • Conservar el patrimonio de conocimientos de estos pueblos en peligro de extinción basados ​​en las tradiciones orales y prácticas espirituales y ofrecer este legado inestimable a las nuevas generaciones.

  • Proteger y difundir el patrimonio cultural y espiritual de estos pueblos: arte, lengua, danzas, cuentos, mitos, música, y en general todo lo que constituye la cosmología de los pueblos amazónicos, y especialmente su estrecho vínculo con la naturaleza, de la que se sienten que forman parte inseparable.

Los pueblos Indígenas y el cambio climático

Al borde del colapso, nuestra civilización empieza a tomar conciencia de la urgencia de volver a la madre naturaleza.

La preocupación por “salvar la Tierra” y a todos los seres que la habitan, viene motivada por la necesidad de salvarnos también a nosotros mismos; una especie, la salud, supervivencia i equilibrio de la cual, se encuentran amenazados por su propia forma de vida.

El calentamiento del planeta es un hecho comprobado. Cada año que pasa, la temperatura del planeta aumenta, con las consecuencias que ello conlleva.
No se puede asegurar que la huella del ser humano sea la única causa del calentamiento global. Lo que sí que se ha demostrado es la relación directa entre la actividad humana (industria, transporte, agricultura y ganadería industrial…) y el aumento de los gases de efecto invernadero a un nivel nunca visto.

Otro fenómeno al que estamos asistiendo es que la mayoría de especies animales no domesticadas están en peligro de extinción. Así pues, se calcula que, si se continúa pescando como ahora, podríamos encontrarnos dentro de veinte o treinta años con un mar sin peces.

Además, es innegable que vivir envueltos de contaminación es la causa de multitud de enfermedades. La OMS advierte que las toxinas i metales pesados que se encuentran en el aire y el agua, pueden producir numerosos tipos de cáncer.
En este contexto, la protección de las selvas toma una gran importancia; hay que tener en cuenta que las selvas son grandes aspiradoras de CO2, y su desaparición dispararía peligrosamente el aumento de gases a la atmósfera y, por tanto, el efecto invernadero a unos niveles inimaginables.

Esta situación de emergencia ha llevado a la mayoría de países a realizar cumbres contra el cambio climático. Sólo en las últimas cumbres de París y  Marraquech (COP 21 y COP 22) se ha dado voz a los pueblos indígenas. El saber tradicional de los pueblos indígenas fue reconocido en el Acuerdo de París como una potente herramienta contra el cambio climático. La evidencia científica demuestra que allá donde ellos viven y gestionan los bosques, no existe la deforestación, se producen menos incendios y los árboles son activamente (y no sólo de palabra) respetados.
Cada año se deforesta una extensión de bosque tropical del tamaño de Austria.


Vicky Tauli-Corpuz
, relatora de las Naciones Unidas para la defensa de las personas indígenas:

"Para los que vivimos en bosques tropicales, los árboles, las plantas, animales y microorganismos son miembros de nuestra comunidad. Tenemos, además, deidades que protegen los árboles y las aguas. Y tenemos árboles sagrados"

The Guardian: “Los líderes globales deben aceptar que es crucial en la lucha contra las emisiones que el patrimonio ambiental se maneje por los indígenas”

También se habla últimamente del trastorno por déficit de naturaleza en niños y niñas que viven totalmente desconectados de la naturaleza, si cabe, más aun  que los adultos.

El Dr. William Bird, consejero de la fundación Natural England, ha demostrado que las personas están más sanas, se adaptan mejor, tienen menos estrés y son más capaces de concentrarse solamente con contemplar, unos minutos diarios, los espacios verdes. También se observan mejoras significativas en el comportamiento y resultados académicos de los alumnos cuando se condicionan zonas verdes, con huerto y árboles, en los patios de las escuelas.

Quizás una de las llaves del cambio sea, precisamente, un enfoque educativo que, des de la más tierna infancia, tenga en cuenta las necesidades de los niños y niñas y, en particular, su necesidad de contacto con la naturaleza.

Los pueblos indígenas pueden realizar una gran aportación a través de su cosmovisión i sabiduría ancestral. Los pueblos indígenas han estado miles de años viviendo en equilibrio y respeto hacia la naturaleza, preservándola. Siempre han sabido que no hay nada más valioso en el planeta Tierra que las cosas vivas,  ya sean animales, plantas o humanos.

Vicky Tauli-Corpuz, relatora de las Naciones Unidas para la defensa de las personas indígenas:

"Para los que vivimos en bosques tropicales, los árboles, las plantas, animales y microorganismos son miembros de nuestra comunidad. Tenemos, además, deidades que protegen los árboles y las aguas. Y tenemos árboles sagrados"

The Guardian: “Los líderes globales deben aceptar que es crucial en la lucha contra las emisiones que el patrimonio ambiental se maneje por los indígenas”

También se habla últimamente del trastorno por déficit de naturaleza en niños y niñas que viven totalmente desconectados de la naturaleza, si cabe, más aun  que los adultos.

El Dr. William Bird, consejero de la fundación Natural England, ha demostrado que las personas están más sanas, se adaptan mejor, tienen menos estrés y son más capaces de concentrarse solamente con contemplar, unos minutos diarios, los espacios verdes. También se observan mejoras significativas en el comportamiento y resultados académicos de los alumnos cuando se condicionan zonas verdes, con huerto y árboles, en los patios de las escuelas.

Quizás una de las llaves del cambio sea, precisamente, un enfoque educativo que, des de la más tierna infancia, tenga en cuenta las necesidades de los niños y niñas y, en particular, su necesidad de contacto con la naturaleza.

Los pueblos indígenas pueden realizar una gran aportación a través de su cosmovisión i sabiduría ancestral. Los pueblos indígenas han estado miles de años viviendo en equilibrio y respeto hacia la naturaleza, preservándola. Siempre han sabido que no hay nada más valioso en el planeta Tierra que las cosas vivas,  ya sean animales, plantas o humanos.

Objetivos

Fomentar el estudio antropológico de sus costumbres, proporcionando los medios para crear programas para la protección del patrimonio etnobotánico y farmacológico, y especialmente del uso de sus medicinas, las plantas sagradas y las prácticas tradicionales.
Realizar y promover todas aquellas actividades dentro del campo agropecuario y agroforestal que tengan como objetivo la protección de la biodiversidad de la selva amazónica y del bosque tropical, especialmente la reforestación.
Apoyar todas las iniciativas de solidaridad en colaboración con todas aquellas Fundaciones y asociaciones de carácter local o internacional que tengan como propósito la defensa y salvaguarda de la cultura y las tradiciones de los pueblos ancestrales de la Tierra.
Promover una economía sostenible que mejore la calidad de vida de las comunidades que viven en el territorio del Amazonas y que ayude a la conservación del medio ambiente.
Apoyar iniciativas que tengan por objeto reducir la deforestación y preservar la biodiversidad, recurriendo a tecnologías innovadoras que ayuden a estos propósitos.
Organizar viajes en relación con el ecoturismo y favorecer el intercambio cultural.
Organizar actividades culturales, fiestas, conciertos y cualquier otro evento que promueva el desarrollo de la cultura de los pueblos amazónicos.
logo-white.png

Promover y salva guardar la cultura y las tradiciones de los pueblos del Amazonas.

Redes sociales

Suscríbete

This sounded a very good reason, and Alice was quite pleased to know it. ‘I never thought.

© 2017 - Guardians de l'Amazònia

Search

+880 322448500 Beverly Boulevard Los Angeles